27 de junio de 2014

Hoy toca una de cine: Small Town Murder Songs (2010)

El otro día después de mucho tiempo sin poder ver una película entera (uno de los grandes placeres de la vida) disfruté del visionado de una curiosa, extraña y bajo mi punto de vista gran película "Small Town Murder Songs" (traducido al idioma de Cervantes como "La Melodía del Asesino") una película de 2010 dirigida por Ed Gass-Donnelly, el autor de películas poco conocidas entre los simples mortales como yo (seguro que a los cinéfilos de dos pelis por día les sonará). La primera sorpresa fue el protagonista, un absolutamente irreconocible Peter Stormare (vamos el actor de Fargo) en un gran papel como poli local de un pequeño pueblo de Canadá. El argumento de la película es sencillo y en principio ya tratado en infinidad de ocasiones -esto último no le quita mérito ya que un gran argumento se puede repetir muchas veces y no por ello dejar de gustar- en una pequeña localidad metodista de Canadá (y por tanto aburrida, previsible y puritana) aparece el cadaver de una joven brutalmente asesinada (NO SEGUIR LEYENDO SI SE QUIERE VER LA PELI). El policía local (Walter encarnado por Peter Stormare) se encarga del caso junto con un detective. Hasta aquí podría parecer una pelí de cine policíaco, y yo creo que está bastante alejado de esto, ya que el film trata ese asesinato como un medio de presentar el camino de redención al protagonista, y me voy a explicar con esto último. Walter presenta un pasado violento del cual está arrepentido y trata de escapar de ello (redimirse desde el punto de vista casi religioso), esto se refleja muy bien a lo largo del film con cortos flashback a ese pasado. Los tintes religiosos también se dejan ver en algunos mensajes escritos que aparecen a lo largo del film. Con el avance de la trama de investigación las sospechas recaen sobre el novio de la examante de Walter, pero ella no quiere declarar contra su pareja, con lo cual no hay nada que hacer contra él. Al ver que Walter guarda relación con la pareja del sospechoso, el detective del caso empieza a sospechar de Walter (vamos que lo esta haciendo por venganza-celos), en una de las escenas más importantes del film Walter se encara contra el presunto asesino y éste actúa con violencia contra Walter propinándole una buena paliza, Walter podría haberse defendido pero en esa huida de su pasado renuncia a ello, todo esto en presencia de su examante (una estupenda Jill Nennessy), que tras esto se da cuenta del monstruo con el que comparte su vida. La película puede gustar o aburrir soberanamente, depende de los gustos, el que espere intriga y cine policial no le gustará, al que le gusten los personajes atormentados por el pasado y con ganas de cambiar le gustará. Se puede criticar el poco partido que se saca al crimen, que podría haber dado más juego a la investigación policial del mismo. Por otro lado, la fotografía es muy buena y la música de Bruce Peninsula acompaña perfectamente el espíritu del film. Os dejo el trailer y la música.


Nube de Tags del Blog hasta la fecha......